Felix Felicis

Quizás el nombre les resulte familiar por la famosa poción que con un sorbito te convierte en una persona afortunada. Y es que, aunque su instagram avise que no se trata de un café temático, esa es la sensación mágica que te recorre cuando entrás al lugar.

Ese día había ido a comprar hilos para hacer algunos regalos de navidad (algún día les cuento qué sucedió con eso) a mi manantial lanero ubicado en Scalabrini Ortiz y Córdoba. Ya sabía que después de haber elegido los hilados iba a querer detenerme en algún lugar, así que ey! por qué no aprovechar e ir a alguno al que no haya ido antes, pensé.

Cargada con dos bolsas caminé algunas cuadras más y me dirigí a mi destino, ubicado en la calle Serrano al 1400. No voy a dejarles en suspenso por mucho tiempo: el lugar es hermoso, está pintado de blanco y tiene muebles de madera.

La carta tiene muchas opciones. Primero pedí un iced latte, pero cuando ví que en la carta de bebidas frías tenían affogato decidí cambiar mi pedido porque nunca lo había probado (pedí mil disculpas, aunque por suerte todavía no habían empezado a hacer el iced latte). Para quienes no saben, se trata de un café que sirven con una bocha de helado: simplemente riquísimo.

Me lo trajeron en esta presentación, ¿no es un sueño?

Elegí sentarme en la barra que tienen en la vidriera del lugar, que tiene todos dibujitos! A continuación saqué mi cuaderno, me puse a planear mis regalos navideños por un rato y después… ay, después le di forma a un nuevo ejercicio de escritura, con el que sigo hasta hoy y fue puntapié para pensar este post: escribir lo que veo. Ya les contaré más sobre eso. Ah, me olvidaba! En el interín me tenté un montón con las delicias dulces que tenían exhibidas y pedí un roll de canela que no llegó a la foto (la rompen! tienen un frosting rico rico).

No les puedo explicar lo fresco que estaba

Mientras escribía sonaban Los Beatles, lo que me pareció definitivamente un punto a favor. Seguí observando y anotando detalles que me parecieron simpáticos:

– Las plantas ordenadas en un estante le dan un toque fresco al ambiente, pero sin sobrecargarlo.

– El logo es una lechuza y me pareció super bonito (así lo anoté en mi cuaderno).

– Afuera hay un bicicletero, por lo que hacer una parada si andan paseando por la zona es una buena opción.

– Tienen opciones veganas y usan sorbetes (pajitas, bah!) metálicos.

– Sobre el mostrador tienen tarjetitas muy bellas, me quedé una para usar de señalador!

Me fui muy contenta del lugar y con ganas de volver (cosa que efectivamente hice unas semanas después)! Si van cuentenmé en los comentarios qué probaron y qué les pareció!

Como anticipé antes, esta entrada surgió a partir de escribir en formato analógico lo que veo cuando voy a tomarme algo (experiencia a la que llamé cariñosamente #escriboloqueveo). Por supuesto que al reescribir el texto le hice modificaciones en función del estilo del blog y la verdad es que me pareció un ejercicio muy convocante, aunque creo que terminé haciendo una recomendación foodie, no?

Escribir a destiempo también fue desafiante, en tanto no terminaba de desenmarañar si en la era del todoyatodoahora iba a ser atractivo mostrar una experiencia que pasó hace algunas semanas. Finalmente me decidí y dejé las marcas de tiempo: ¡la escritura toma sus tiempos y sus ganas!

Les dejo un supersaludo y nos vemos en la próxima entrada!

Un comentario en “Felix Felicis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s