Destino circular

Pensamientos y reflexiones al hacer el último curso de mamaquilla!

Cuando me enteré del curso pensé: ¡esta es mi oportunidad de aprender a usar agujas circulares! Creanmé, lo había intentado buceando en youtube, y lo único que conseguí fue el tímido comienzo de un par de medias… ¡con agujeros! (y eso que no tuvieron ni un uso, lo juro jajaj!)

Siempre me gustaron las misas crocheteras de Julia, son super didácticas y amorosas. Y ni hablar de que son un momento en el que estás tejiendo o aprendiendo un proyecto a la par con otras personas del mundo! Sencillamente me parecen un fenómeno fantástico (agarren aguja y madeja y busquen ya mismo el canal de youtube!). Y si algunos de mis primeros proyectos crocheteros habían sido a la par de las enseñanzas de mamaquilla, ¿por qué no probar con las agujas circulares?

Así que miré el video introductorio y me terminé de decidir. Primero lo primero: ¿qué hilo iba a usar? Soy muy fan de comprar hilados nuevos (y por fan me refiero a que tengo una adicción incontrolable), pero finalmente elegí varias madejas de un hilo de algodón maravilloso que tenía en casa. Nunca lo había usado para confeccionar una prenda, siempre lo había usado para tejer cositas decorativas, así que la verdad es que se me abría un mundo para explorar. Les adelanto: el resultado fue mágico.

Miré cuáles tenía y opté por un color cremita, verde, celeste y lila (todo en tonalidades pastel). Saqué mi bullet journal y le dediqué una hoja al proyecto: hasta hice un dibujito de la remera con el orden en el que iban a ir los colores.

Después de eso, se venía una parte que yo suelo evitar a toda costa, que es el de hacer la famosa muestra! Pero esta vez la hice, ya que, por un lado se trataba de aprender una nueva técnica, y por el otro, ¡era la primera vez que me animaba a hacer algo que no sea bufanda (algún día les voy a contar mejor, pero tengo una tradición de tejerme una bufanda a dos agujas todos los otoños)!

Hoy, al momento de escribir y con el proyecto un poco más avanzado, pienso que quizás me quedó un poco grande la muscu, pero ya veremos cuando la termine!

Cuando empecé el video me encontré con otro detalle, que era ni más ni menos que iba a aprender la técnica continental. Y es que en el mundo del tricot (admito que nunca dije tricot antes), existen dos técnicas: la inglesa y la continental. La mayor diferencia radica en el lado en el que ponés el hilo que vas a ir tejiendo. Cuando hice la muestra me costó horrores! Pero me acostumbré un montón y me parece super cómoda a la hora de usar las agujas circulares!

Usar las agujas circulares fue bastante desafiante también, ya que no te podés ayudar a sostenerlas con los brazos, y el tejido está bastante cerca del borde de la aguja… se lo mostré a mi abuela tejedora (tengo una abuela que teje y otra que no) y quedó bastante impresionada con la técnica!

Creo que, en resumen, estoy muy contenta de haber empezado el curso. Me está haciendo aprender un montón de cosas nuevas! Ya voy por el tercer color, así que en unos días espero terminarla y poder contarles cómo me quedó. Ustedes tejen? Saben tejer o hay alguien en su familia que lo haga? Les gustaría aprender? Les leo!

Así se veía cuando recién empezaba. No es un sueño ese color?

Trama y desenlace

Hoy inauguro una nueva categoría* del blog, con la que estoy muuuy contenta!

¡Le doy vida a esta nueva sección, con un poco de timidez pero con ganas! Lo cierto es que narrar en primera persona experiencias no relacionadas al mundo académico es bastante difícil, pero espero que la disfruten tanto como yo 🙂 (uff, cómo me hacen falta los emojis para escribir en el blog, eh!)

Nunca se los conté, pero tengo una gran pasión: el tejido. Y también estoy incursionando, desde ya hace un año, en el fantástico mundo del bordado. Prometo contarles en otro posteo un poco más de mi autobiografía craftie.

El tejido siempre despertó en mí un montón de reflexiones, que seguro alguna vez escucharon en boca de otras tejedoras. Hay muches** que dicen utilizar el tejido para relajarse, para tener un momento para sí mismes, etc. Hubo cierto momento en que esto me pasaba a mí: repetir un mantra en forma de nudo y aguja me supo alejar muchas veces de la vorágine cotidiana.

Hoy, definir esta actividad como un escape me queda un poco chico. Hay un poco de eso, obvio, pero la realidad es que hoy en día logró formar parte de mi vida diaria de una forma muy significativa (a veces hasta me encuentro planificando el momento adecuado para tejer o bordar) ¿Ustedes tienen alguna actividad así? ¿Algún hobbie que pasó a ocupar un enorme lugar en su vida? ¡Les leo!

¡Ah, me olvidaba! ¿Qué piensan de este nuevo formato de blog? Les confieso que todavía me estoy acostumbrando!

*Después de TICS iba a empezar con una categoría totalmente distinta: ya llegará, estén atentxs!